Hacia el siglo XVIII la concepción sobre moral seguía siendo influenciada por el idealismo de la Iglesia Católica, es decir, se observan secuelas de una marcada moral arraigada a los principios del cristianismo, es por ello que nacerá en algunos pensadores el deseo ferviente de desarrollar una moral que cumpla con principios basados en la razón y no en una teoría religiosa netamente. Se busca en esta corriente de pensamiento establecer un código moral que responda a los grandes acontecimientos sucedidos con anterioridad.

Uno de los grandes pensadores de este siglo es Immanuel Kant, quien construye una ley moral prácticamente dirigida como imperativo, incluso así la llamamos en la actualidad “Imperativo Categórico Kantiano”; éste código moral propuesto por nuestro autor se concibe como una manera de actuar correctamente, pero motivada por su propia voluntad y no por un conjunto de normas coactivas que lo obliguen al cumplimiento de la misma.

Immanuel Kant fue un filósofo prusiano de la Ilustración. Fue el primero y más importante representante del criticismo y precursor del idealismo alemán. Es considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y de la filosofía universal.

Kant busca que cada individuo pueda actuar en la sociedad correctamente bajo sus propios principios éticos, siempre y cuando sea para bienestar común. Intrínsecamente la moral kantiana exige que el hombre trate a los demás como fin y no como medio, y que el comportamiento sea tal que se convierta en ley universal para que sea la máxima de todos los hombres.

Actualmente en Venezuela el “Imperativo Categórico Kantiano” pareciera que ha sido olvidado por todos, incluso existen expresiones coloquiales referentes a la palabra “moral” como la siguiente: ¡con qué moral! Y así tantas otras expresiones más, ya que cuando alguien intenta hablar de temas morales, todos quedan extrañados como si les hablaran de algo que no existiera actualmente. Sin embargo, hay personas en nuestra Nación que intentan dar el máximo para mejorar la sociedad; son esas personas que levantan admiración de otras, trabajan, estudian, educan y viven de tal manera que sus actos los realizan por la convicción de ser buenos ciudadanos y no porque los están vigilando o coaccionando.

Venezuela necesita en este momento de personas que recuerden y que vivan la moral propuesta por Kant, con la visión de establecer un accionar humano desde la propia voluntad del individuo para el bienestar de todos. “Obra solo según una máxima tal, que puedas querer al mismo tiempo que se torne en ley universal” (Immanuel Kant).

Autor: Ricardo Camacho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.