Opinión: La doctrina R2P, una propuesta improvisada; por Eduardo Caballero

Muchas eran las expectativas de la alocución de Juan Guaidó en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, sin embargo, su discurso no generó nada nuevo y productivo para consolidar la libertad en el país.

Guaido en su alocución establecía «Necesitamos acciones oportunas y decisivas por la vida», sin embargo, soy partícipe que esas acciones deben ser consolidadas de manera interna por las fuerzas políticas que hacen oposición a los detentores del poder.

La doctrina R2P, «Responsabilidad de proteger» es un compromiso político adoptado en 2005 por unanimidad de todos los miembros de la ONU en la Asamblea General, incluida Venezuela , y que contó con el impulso del entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, pues él establecía que las fronteras de los estados ya no deben de ser vistas como un dique que otorga protección a los criminales de guerra o los asesinos en masas.

La R2P podemos decir que se sostiene en dos pilares, El primero es la responsabilidad que cada estado tiene para proteger a sus ciudadanos y el segundo el exhorto de la comunidad internacional a un estado cuando observe y dictamine que no lo está haciendo .

Sin embargo, otros analistas establecen un tercer pilar, que es el uso de la fuerza, pero para avanzar sobre el aspecto coercitivo del tercer pilar de R2P, se requiere la resolución del Consejo de Seguridad, donde esta el veto casi asegurado de China y Rusia .

Desde mi punto de vista la solicitud de la doctrina R2P es una simple ilusión que no pasarás más de un discurso lleno de falacia, puesto que es la misma forma en la cual hace más de un año le vendieron el TIAR a los venezolanos, sin ningún resultado positivo para el país.

La oposición venezolana debe de entender así como lo dije la semana pasada que para salir del sistema hay que implosionarlo desde adentro, vencerlo en su propio juego, pero mientras sigamos jugando a la antipolítica, vamos a seguir cometiendo los mismos errores.

El R2P es un respiro para el liderazgo caducado de Guaido, que no tiene un plan sólido y concreto que ofrecerle a la nación, no podemos caer en la política de irnos adaptarnos a lo que la dinámica vaya demandando, sino debemos darle un planteamiento verdadero al país, sin conductas imaginarias o ficticia.

Eduardo Caballero

Colaborador en Aquí Se Habla Derecho ®

Estudiante del último año de Derecho por la Universidad Arturo Michelena en Venezuela. Director para los Derechos Humanos del Centro Thatcher

Redes sociales: @eduardoc_vzla

Advertencia: El Portal Aquí Se Habla Derecho ® no es ni podrá ser usado como asesoría u opinión legal, en vista de que se trata de un documento puramente informativo.

Deja un comentario